“Preservar la naturaleza no es otra cosa que proteger nuestra esencia”

03/11/2016

María Vélez, Comunicación Línea Verde

info@lineaverdemunicipal.com

¿Sostenibilidad o rentabilidad? Es la pregunta que el Equipo de Línea Verde se plantea en un momento en el que en la sociedad parece tan complejo encontrar el equilibrio entre ambos términos. Con esta inquietud y preocupación hemos querido acercarnos a las conocidas Tiendas Decathlon de la mano de Íñigo García, Desarrollo Sostenible y Facility Management. 

Íñigo trabaja en Decathlon desde hace 10 años. Comenzó como vendedor de ciclismo porque este era el deporte que le apasionaba desde niño. Posteriormente, Decathlon le brindó la oportunidad de incorporarse al mercado laboral, compaginando el trabajo con sus estudios universitarios y estuvo en este puesto dos años, hasta que terminó la carrera de Económicas. 
 
Después promocionó y pudo trabajar como Responsable de Sección durante otros dos años y medio. Decathlon confió en sus competencias, sentido de la responsabilidad y vitalidad, priorizando esto por encima de la experiencia y pudo asumir un puesto de responsabilidad, con unas 20 personas y responsabilidad económica sobre el centro a su cargo. Y, tras este período, volvió a promocionar al cargo de Director de Explotación en el que estuvo dos años y medio más. 

Desde hace tres años, es el responsable del departamento de Desarrollo Sostenible de Decathlon España y se encarga de coordinar todas las áreas de la compañía en España para reducir su impacto ambiental al máximo.

Cómo "ambición" a 10 años, el objetivo de Decathlon es obtener un balance de emisiones de Co2 <0 (impacto positivo)”. Y, tal y como nos cuenta Íñigo,  “hacia ello dirijo todos mis esfuerzos en el día a día”.



Según la noticia que hemos podido leer, más de 5.000 voluntarios participan en las actividades organizadas por la Fundación Biodiversidad y Decathlon-España en 17 comunidades autónomas para recuperar espacios naturales. En este sentido, ¿cómo y cuándo surge la idea de que Decathlon sea partícipe de la organización de este tipo de actividades?

La idea surge en 2014 con el nacimiento del departamento de Desarrollo Sostenible para Decathlon España.

Detectamos que el consumo de bolsas de plástico de un sólo uso era totalmente desproporcionado y descontrolado. Por eso, buscamos la mejor estrategia en el equilibrio planeta/satisfacción cliente.

Decidimos eliminar el formato de bolsa de un uso y utilizar bolsas de al menos 15 usos, fabricadas con material 100% reciclado. Y en ese mismo momento empezamos a cobrarlas por 5 céntimos de Euro. Con esto dividimos entre tres nuestro consumo de bolsas. Pero, para ser consecuentes con la estrategia ambiental, decidimos que el 100% del margen obtenido con la venta de estas bolsas y del papel de regalo se utilizaría en algún proyecto que compensara las emisiones de co2 que generamos al vender bolsas de plástico.

Tras un intenso proceso de búsqueda, encontramos en estas jornadas de voluntariado la solución perfecta para compensar nuestra huella; concienciar a los deportistas y ciudadanos y a nuestros trabajadores de la práctica deportiva responsable; recuperar espacios naturales cercanos a cada tienda, donde se practica deporte; y encontrar un motivo de orgullo para nuestros trabajadores y una vía para implicarles en el proyecto medioambiental global de nuestra empresa.

¿Qué actividades en concreto se están desarrollando (o se han desarrollado) y en qué zonas de España tienen lugar?

Limpiezas de ríos, playas, senderos, fondos submarinos, actividades de formación sobre entornos naturales, actividades de concienciación, suelta de aves, anillamientos, suelta de tortugas marinas, plantaciones de árboles y especies acuáticas, construcción de cajas nido, de cajas para murciélagos, actividades de reciclaje, mini plantas de tratamiento de residuos… hemos actuado también para la mejora del hábitat del oso pardo (en peligro crítico), en hábitats de anfibios (sapo partero y corredor, rana ágil y salamandra; en peligro o vulnerables) y en hábitat de cigüeña negra (vulnerable). Además, se realizaron 40 acciones de mejora de red fluvial, en consonancia con la Estrategia Nacional de Restauración de Ríos.

Estas actividades las hemos llevado a cabo en unas 130 localizaciones diferentes de España; en varias reservas de la biosfera, parques nacionales, parques naturales, zonas de especial conservación de la Red Natura y  figuras regionales. 

¿Por qué la alianza con Fundación Biodiversidad para la organización de estas actividades?

Inicialmente firmamos con ellos el Pacto para la Biodiversidad y aprovechamos esta estrecha relación. 

Colaboramos cada año con más de 50 asociaciones ambientales y entidades de custodia del territorio de todo el país. Y la Fundación Biodiversidad es la que se encarga de convocarlas y contratarlas, algo que para nosotros sería muy difícil.

¿Cree importante que determinadas marcas y comercios actúen en pro de la concienciación ambiental?

Es vital. Pero es necesario que pasen de la concienciación a la acción. Muchas compañías construyen su proyecto ambiental solamente sobre estrategias publicitarias y de comunicación. 

¿Puede decirse que la esencia de Decathlon lleva intrínseco un marcado carácter medioambiental?

Es parte de nuestro ADN y “sentido” de empresa (hacer accesible el deporte a la mayoría). Preservar la naturaleza no es otra cosa que proteger nuestra esencia.

La inmensa mayoría de nuestros productos sólo pueden utilizarse en espacios naturales y muchos de nuestros trabajadores son deportistas que disfrutan cada día de su deporte pasión en la naturaleza.

Nuestra política ambiental es tremendamente sólida, desde la producción y la concepción de los artículos hasta la distribución en las tiendas. 

¿Podría contarnos un poco acerca del modo en que nace la marca Decathlon y de su evolución en el tiempo? 

En Decathlon, el principal eje lo componen las personas: colaborador, primera riqueza de nuestra empresa; cliente y usuario de nuestros productos; accionistas;  y proveedores.

Somos más de 70.000 colaboradores que vivimos cotidianamente nuestro propósito: “hacer accesible el deporte al mayor número de personas”.

En todos los países en los que estamos presentes, compartimos una cultura de empresa fuerte y única, reforzada por nuestros dos valores: la vitalidad y la responsabilidad.

Si hablamos un poco de la evolución de Decathlon puedo deciros que en 1976 abrimos la primera tienda en el norte de Francia, en 1986 iniciamos el oficio de producción, en 1992 abrimos la primera tienda en España y  en 1996 nacen las primeras marcas pasión (Quechua, Kalengi, Domyos, Tribord….). 

Algo muy importante para Decathlon es la innovación, que se sitúa en el corazón de todos los proyectos, con más de 550 ingenieros, 180 diseñadores, un gran laboratorio I+D y más de 2.800 nuevos productos cada año. 

Así como también destaca la “Fundación Decathlon”,  cuyo objetivo principal es ayudar a vivir mejor a las personas en situación vulnerable, facilitándoles el acceso a la práctica del deporte o de actividades físicas, gracias a la implicación de los trabajadores de Decathlon. Existen  unos 257 proyectos en marcha, más de 130.000 beneficiarios y 435 trabajadores voluntarios. 

¿Qué mensaje podéis lanzar desde Decathlon a la sociedad respecto al cuidado del medio ambiente en general y a la recuperación de espacios naturales en particular?
  
El tiempo de la concienciación ha terminado, ahora debemos actuar.
Cada ciudadano debe asumir su “Responsabilidad Individual” y para nosotros hay 3 grandes bloques de actuación:

El primero, es nuestra propia movilidad. Los  vehículos que se amontonan en las carreteras de nuestras ciudades normalmente son ocupados por una sola persona. Tenemos que esforzarnos para encontrar otros medios que, si además son saludables, mucho mejor. Bicicletas, monopatines, caminar, correr…  Las empresas en España deben facilitar esto a sus trabajadores, que se desplazan cada día.

El segundo bloque es el consumo responsable. Compramos nuestras prendas y artículos en cualquier establecimiento, buscando sólo precios muy bajos, sin importarnos las condiciones sociales y ambientales de las fábricas que los producen. 

Y el tercero, la educación. Debemos esforzarnos por actuar como valor de ejemplo con los más pequeños para que mañana las buenas conductas sean mecánicas y estén interiorizadas para ellos.

Íñigo García, Desarrollo Sostenible y Facility Management de Decathlon España / María Vélez, Comunicación Línea Verde

Cerrar [X]Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y recopilar datos estadísticos sobre hábitos de navegación. El uso de cookies es necesario para la notificación de incidencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies